Campanadas a debate: el sexismo en la tele

Pedroche

No resulta muy sorprendente que las tradicionales retransmisiones por televisión de las campanadas fueran trending topic en Twitter y un tema ampliamente comentado en Facebook, pero quizá lo es un poco más que se convirtiera en una ocasión para reactivar el debate sobre el sexismo.

Como de costumbre, en muchos hogares uno de los temas de conversación durante la sobremesa fue la vestimenda los presentadores en esta ocasión, que ya se ha convertido en una especie de desfile de moda. Este año, sin embargo, la noche dio un poco más de sí, y la conversación se convirtió en un debate sobre los diferentes criterios a la hora de vestir a hombres y mujeres para la pantalla.

La protagonista fue quizás Cristina Pedroche en La Sexta, donde apareció con un vestido ‘Medusa’ negro con transparencias que dejaba al descubierto buena parte de su cuerpo, y se convirtió rápidamente en el trending topic de la noche en Twitter, con la consecuente repercusión en los medios de comunicación. Los modelos escogidos por la periodista Ana Boadas en TV3, Anne Igartiburu en TVE, Anna Simón en Antena 3 y Dafne Fernández en las dos cadenas de Mediaset, Telecinco y Cuatro, no eran muy diferentes. Junto a ellas, los presentadores hombres Frank Blanco y Ramón García, vestían elegantes y bien abrigados para el frío de diciembre.

Las redes recogieron comentarios de todo tipo, desde luego. Un buen puñado de ellos, sin embargo, apuntó al machismo de la puesta en escena, de los criterios que guían los modelos de gala para hombres y mujeres y de la utilización del cuerpo de la mujer como reclamo para ganar audiencia. Más allá de la libertad personal de las presentadoras, la cuestión tiene una vertiente socio-política y de ética personal y profesional que no hay que desatender.

Los incentivos para que las mujeres pongan su cuerpo a disposición de las cadenas de televisión no son cosa de broma: ganan ellas y gana la empresa. Toda profesional de la comunicación tiene derecho a vestir como quiera, y mostrar su cuerpo y su ropa interior si lo desea. Pero cada vez que una profesional de la comunicación accede a hacerlo, muchas otras profesionales igualmente válidas (o más), cuyos cuerpos quizá no resulten tan atractivos, pierden posibilidades de ser contratadas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: